Buenos Aires

Buenos Aires, es la capital de Argentina y una ciudad que enamora con su toque artístico, cultural, bohemio, su arquitectura, su vida nocturna, su gran pasión por el fútbol, su gastronomía, sus planes que nunca paran y la amabilidad de su gente (aunque la fama sea otra).

Llega a Buenos Aires

Por aire

Diariamente llegan miles de vuelos de muchos destinos, hay incluso vuelo directo desde y hacia Roma y otros con escala en Lima, en Ecuador, en Madrid, depende de dónde estés. Las principales aerolíneas de Colombia son Avianca, que me parece que tiene los mejores horarios (vuelas toda la noche y llegas a primera hora de la mañana siguiente) y LAN, que algunas veces tiene tarifas más económicas para ese trayecto.

La aerolínea de bajo costo en Argentina se llama Aerolíneas Argentinas y tiene vuelos desde Bogotá. Algunas aerolíneas como Gol y TAM de Brasil, tienen vuelos a Buenos Aires.

En cualquiera de los casos, llegarás al Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini o Aeropuerto Internacional de Ezeiza (EZE), como es conocido normalmente. Para ir desde el aeropuerto hasta la ciudad, te recomiendo Manuel Tienda León, lo verás en el aeropuerto y también puedes consultar directamente en su página: https://tiendaleonmdq.com/

También hay otro aeropuerto que queda dentro de la ciudad, se llama Aeropuerto Jorge Newbery, pero es más para vuelos nacionales.

Por tierra

En bus puedes llegar desde otras ciudades de Argentina y los países vecinos. Te recomiendo buscar el trayecto en estas páginas:

http://www.plataforma10.com/ar/destinos y http://www.omnilineas.com

Ya cuando estés dentro de la ciudad, te recomiendo comprar una Tarjeta SUBE en un kiosco de revistas. Te va a ser muy útil para transportarte en el Subte y en los autobuses. El transporte público tiene bastante cobertura y te puedes ahorrar un dinero que luego te puedes comer o beber. También consigues un mapa de la ciudad en un kiosco y las rutas de los buses o descargas la aplicación ¿Cómo llego?, es bastante útil para conocer las diferentes opciones de transporte para llegar a un lugar y las indicaciones para hacerlo.

Por agua

Desde Uruguay, puedes pasar en ferry, una buena opción puedes buscarla en https://www.buquebus.com/. Ten presente este dato, porque igual si visitas Buenos Aires y tienes el tiempo, puedes aprovechar para conocer también Uruguay que es muy lindo y queda bastante cerca.

Conoce el clima

En Buenos Aires el clima es bastante variado, además de tener estaciones, puede cambiar de un día a otro radicalmente, pero la buena noticia es que el pronóstico del tiempo funciona bastante bien (a diferencia de Colombia, donde el pronóstico normalmente es opuesto a lo que pasará en el día).

Cuando vayas a planear tu viaje, ten presente la estación en la que estarás, para que seas acertado con la ropa que empaques y te hagas una idea de los planes que puedes disfrutar en esa época. Para mí, la mejor época para disfrutar Buenos Aires es empezando el otoño, es buen momento para caminar la ciudad y disfrutar de sus colores.

Verano (del 21 de diciembre al 21 de marzo): es una estación que evitaría al máximo, el calor es bastante fuerte y más complicado que eso, la sensación térmica y la humedad son muy altas, la ropa se te queda pegada. Buenos Aires es una ciudad hermosa pero no tiene mar, entonces puede volverse pesada en esa época.

Otoño (del 21 de marzo al 21 de junio): es una época mágica, los árboles se visten de colores, las hojas adornan los parques y el clima es agradable porque no es tan frío. Si te gusta la fotografía, vas a disfrutarlo montones y si no, igual te llevarás esa imagen en la memoria.

Invierno (del 21 de junio al 21 de septiembre): es un clima extremo que preferiría evitar, hace bastante frío, llueve y tal vez no quieras caminar y Buenos Aires definitivamente es para conocerla caminando.

Primavera (del 21 de septiembre al 21 de diciembre): es una época linda aunque cada vez más caliente, como que entra el verano de una vez, entonces es buena opción pero ten presente que puede hacer más calor de lo que imaginas.

Sigue leyendo

Anuncios

Salento

Varias cosas había escuchado sobre Salento, había visto muchas fotos del Valle del Cocora y tenía ganas de ir, pero nunca hubiera imaginado encontrarme un lugar tan espectacular. Salento no es sólo el Valle del Cocora, es la arquitectura colonial, son los atardeceres y amaneceres, el mirador con su energía increíble, su famosa calle del mirador que parece sacada de otro lugar, su gente amable y relajada y sus visitantes de todas partes del mundo.

¿Cómo llegar?

Desde otro país, hay vuelos directos a Pereira desde Miami y Ciudad de Panamá. Si no te sirven estas dos opciones, debes viajar a alguna de las ciudades principales de Colombia, que conecten con Pereira o Armenia y al llegar, tomar un bus intermunicipal (Expreso Alcalá, la duración del trayecto es de 1 hora y vale $6.500 desde Pereira, valor 2016)

Si vas en avión desde Medellín, Bogotá, Cali y casi todas las ciudades de Colombia, viajas al aeropuerto de Pereira, desde ahí vas a la terminal de transporte y tomas un bus intermunicipal que se demora aproximadamente 1 hora. También puedes viajar a Manizales, pero el bus se demora un poco más (aprox. 2 horas) o a Armenia (aprox. 1 hora y vale $4.500, valor 2016). Entre las opciones, es mejor ir por Pereira o Armenia.

También puedes hacer todo el trayecto en bus, desde Medellín por ejemplo, Expreso Bolivariano o Expreso Brasilia (hay otras flotas, pero para mí estas dos son las mejores por comodidad y puntualidad), salen de la terminal del sur, llegas a Pereira en 6 horas y vale $45mil pesos aprox. (precio 2016). Cuando llegues a Pereira, en la terminal de transporte tomas el bus intermunicipal que te lleva en 1 hora hasta el parque de Salento y vale $6.500 (precio 2016).

Revisa las salidas del bus que va de Pereira a Salento, estos son los horarios (dato de enero de 2016): A las 06:50, 08:30, 11:30, 13:30, 16:30 y 18:30 (en semana) y a las 06.50, 07.30 y luego cada hora hasta 17.30 (en fin de semana). La otra opción (en caso de que pierdas el horario y no quieras esperar el siguiente, es irte de Pereira a Armenia (hasta la parada de Las Flores que queda 5km después del desvío hacia Salento en la autopista), puedes cruzar ahí la carretera y esperar un bus que vaya para Salento, pasan con mucha frecuencia. No es recomendable tomar esta opción de noche, porque la vía puede ser solitaria.

Otra opción mucho más costosa es ir en taxi desde el aeropuerto de Pereira, vale $130.000 aprox. y desde la terminal de transporte de Pereira $120.000 aprox. (datos aproximados 2016).

Si vas desde Cali o Bogotá en bus, conviene llegar a Armenia. Desde Cali a 4 horas, más o menos y por un valor de 25.000 aprox. y desde Bogotá a unas 10-11 horas por valor de $50.000-$60.000 aprox. Cuando llegues a Armenia, vas a la terminal de transporte y tomas el bus intermunicipal que te lleva a Salento (aprox. 1 hora y vale $4.500, valor enero 2016).

DCIM100GOPROGOPR1307.

Si vas en carro particular o en moto, solo te recomiendo Google Maps o algún gps. Si vas desde Medellín, revisa el estado de la vía en La Pintada antes de decidir la ruta, algunas veces puedes demorarte mucho más de lo previsto, por tráfico o trabajos en la vía.

De regreso, si vas para Medellín, hay un bus directo que sale a las 9:30 y a las 16:00. Si vas hacia Pereira o Armenia, hay muchos más horarios, especialmente en fin de semana.

Sigue leyendo

Viajar solo

Viajar solo es una experiencia que algunos dicen que “no es para todo el mundo”, pero que recomiendo muchísimo. Seguramente habrás escuchado eso de conocerse a uno mismo, pero no es el único beneficio, tiene pros y contras como todo, algunos tan profundos como conocerse a uno mismo y otros tan básicos y egoístas como ir donde quieras sin consultarlo con nadie. Estos son algunos de los pro y los contra que considero sobre viajar solo:

Pros

  • Vas a conocer gente increíble: con seguridad si estás en pareja o con amigos, van a centrarse en su propia conversación, van a tener más cosas en común que con otras personas del lugar, tal vez será más cómodo hablar en tu mismo idioma que hacer maromas para entender y que te entiendan, entonces la posibilidad de conocer personas diferentes, interactuar y conocer distintos puntos de vista, será menor cuando viajas acompañado. Posiblemente, sea más divertido y enriquecedor tener experiencias y conversar con personas nuevas, que por lo general tienen una cultura diferente a la tuya, idioma, religión y creencias.

No quiero decir con esto que hables con todo el que se te acerque porque también hay mucho “pato” por ahí mirando quién viaja solo, especialmente cuando eres mujer. Sin embargo, conocerás personas que no conocerías en condiciones normales, como una pareja de argentinos, ella hacía circo callejero y él trabajaba en un restaurante, un hombre que viajaba solo con su hijo (aunque me involucraban todo el tour como si yo fuera la mamá) o terminar tomando cerveza con un nuevo amigo de República Dominicana y sus amigos de Bolivia y Alemania. Dónde más reúnes a estas personas? Tal vez si vas con tu grupo de amigos o pareja, esto no pasa.

  • Te das la oportunidad de pensar o no pensar en nada: puedes volverte tan profundo como quieras, en algunos momentos pensar en cosas trascendentales de la vida, el futuro, soñar, planear el próximo viaje o sencillamente, no pensar en nada, diferente de que no se te caliente la cerveza o en voltearte rápido antes de que se te vaya el sol y te quede el bronceado disparejo. Total, que nadie va a preguntarte por qué estás tan callado, si estás aburrido o en qué piensas.

Los-frailes-parque-nacional-machalilla

  • Vas a hacer todo lo que a ti te gusta, sin tenerlo que negociar: por más compatibles que sean, siempre habrá que negociar algo, ir a un lugar o no, comer en un restaurante o en otro, trasnochar o acostarse temprano, salir o quedarse, ir a un museo o a una playa, demorarse más o menos en un lugar, gastar dinero en un tour o ir en transporte público. En general, viajar acompañado implica negociar, exponer lo que quieres hacer, escuchar lo que quiere hacer la otra persona y llegar a un punto medio o ceder, unas veces lo que quiere la otra persona y otras veces lo que tú quieres. Cuando viajas solo, eso no existe, haces lo que quieres hacer, vas donde quieres ir, cuando te aburres te vas, si quieres gastar dinero en algo, lo haces y ya, sin explicaciones, o simplemente si quieres no hacer nada, te quedas haciendo nada.
  • Te das cuenta de lo que realmente eres: normalmente tu decisiones en un viaje acompañado, corresponden a lo que quieres pero se ven influenciadas por los demás, por ejemplo: “No voy a ser la más perezosa, si todos quieren escalar pues vamos a escalar”, “Los demás no beben, entonces cómo voy a ser el más borracho”, “Los otros son todos religiosos y visitan iglesias en el lugar donde van, entonces cómo quedo como ateo” o “Visitan museos días enteros y lo mío no es el arte, pero vamos”. Muchas veces es posible que no lo pienses de manera consciente pero si la decisión está solo en tus manos y no hay nadie que te vea o te juzgue, harías otra cosa diferente. Cuando viajas solo, vas a decir al final “Definitivamente lo mío es la playa” o “Yo soy una persona de shopping, me encanta conocer los centros comerciales de todas las ciudades”, “Los deportes extremos me emocionan”, etc. Además de eso, conocerás cosas de tu personalidad como “soy súper escrupuloso o relajado, amistoso o cerrado, me dan miedo los bichos, soy muy cansón con la comida, si no es comida de restaurante no quedo feliz, me gusta comer mucho, me gusta la comida local o todo el tiempo busco un Mc Donalds, me lleno con cualquier bobada, me estreso en el transporte público, me da rabia si me pierdo o busco qué hay alrededor para aprovechar y conocer“. Es posible que no te enteres de estas cosas si viajas acompañado, porque vas a disimular o no le darás importancia a algunas cosas.
  • Tendrás que desarrollar nuevas habilidades: debes hacer todo por ti mismo, no tendrás quién te organice las rutas o el itinerario de cada día, entonces desarrollarás esa habilidad, no tendrás a alguien que te traduzca la carta, te sirva de intérprete o pregunte cosas por ti, entonces sacarás la habilidad de comunicarte en otro idioma, aunque sea con señas, debes hacer rendir el dinero y no tendrás quien te preste en caso de emergencia, entonces serás más cuidadoso con el presupuesto, aprenderás el arte de “regatear” o pedir descuento. Te sorprenderás de las cosas que puedes hacer.
  • No tendrás que coincidir con las vacaciones de tus amigos: simplemente tienes el tiempo y el dinero, y te vas para donde quieras, sin preguntar si a alguien más le gusta ese lugar, solo empacas y te vas.

Contras

  • No tendrás quién te tome las fotos en todo momento: puede parecer una bobada, pero notarás que la mayoría de tus fotos serán paisajes y selfies, porque no es tan fácil encontrar quién te tome fotos, sin embargo hay muchas personas que viajan solas y pueden intercambiar el favor o incluso parejas que querrán salir juntos en las fotos. Debes encontrar esas personas y será otra manera de hacer amistades.
  • No tendrás quién cuide tus pertenencias?: especialmente si te gusta bañarte en el mar o hacer deportes extremos, será difícil llevar siempre tus cosas contigo y en algunas ocasiones no encontrarás casilleros. Sin embargo aprenderás a no llevar cosas de valor a la playa y en vez de eso, dejarlas en la caja fuerte o locker (debes tener precaución de no irte sin revisar, porque sería horrible dejar los documentos o el dinero), también puedes llevar los tubitos donde se protege el dinero, bolsas impermeables para guardar documentos,  o encontrar alguna persona confiable que pueda cuidarte las cosas mientras te bañas en el mar (cuando vas en un tour es más fácil, podría ser el guía o algún compañero de viaje), pero lo mejor es no llevar cosas de valor.
  • Estarás más expuesto: una persona que viaja sola (especialmente si es mujer) está más expuesta a que quieran robarle porque no tendrá quién la defienda, a que los hombres quieran aprovecharse de ella o invadir su espacio, a que todos los vendedores se le acerquen porque no podrá espantarlos o ignorarlos tan fácilmente, hasta los testigos de Jehová querrán convertirte y “salvar tu alma” (no estoy exagerando, es una historia real jajaja). Para todo esto hay solución (tal vez con los testigos de Jehová no será tan sencillo), la clave principal es la que alguna vez me dio un amigo “Nadie tiene que saber que viajas sola”, puedes estar esperando a alguien que está en el hostal, te quedaste de encontrar con varios amigos en esa ciudad o cualquier otro motivo por el que estés solo en ese momento. Si saben que alguien te espera o está pendiente de ti, estarás menos expuesto a todo lo anterior.

Ten presente:

  • No todos los destinos son indicados para estar solo: si es un lugar muy enrumbado, para irte de fiesta y beber, vas a querer estar acompañado con tus amigos o alguien que te pueda ayudar si te pasas de tragos y te duermes (especialmente si es en la playa y corres el riesgo de despertar insolado), si te da por pelear, si te cansas y te quieres ir o si te enamoras a primera vista porque empiezas a ver hermosas a todas las personas a tu alrededor. O en casos un poco más extremos (pero que pasan) si alguien quiere drogarte, robarte o llevarte a otro lugar contra tu voluntad.
  • No todos los hostales tienen el ambiente indicado: si vas a un hostal con un ambiente más familiar, si el hostal no tiene bar o restaurante o alguna zona común donde puedas conocer personas o si te quedas en habitación en vez de dormitorio (o en un hotel, peor), las posibilidades de conocer personas se reducen.
  • No todas las personas son buenas, desconfía un poco: como lo he mencionado antes, es importante socializar, pero debes mirar con quién y dónde, ¿De dónde salió esa persona?, ¿Se queda en tu hostal?, ¿Quién es, de dónde, qué hace?, ¿Dónde están en este momento? ¿Hay más personas a tu alrededor? ¿Es un lugar público? No debes discriminar ni juzgar, cuando viajas conoces personas que con “oficios básicos” que suelen ser excelentes personas, los más relajados y amables, así como cualquier ladrón o estafador puede decirte que es ingeniero, arquitecto o cualquier cosa para hacerte pensar que es honesto. No se trata de apariencias ni nada de eso, sino de activar el sexto sentido, estar alerta a las señales y desconfiar si ves algún movimiento extraño. Puedes evitarte momentos desagradables, sin tener que verte como una persona hostil.

Disfruta de este Zoom y aventúrate a viajar solo, seguro que no te vas a arrepentir.

Los números de 2015

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de Zoom Viajero.

Aquí hay un extracto:

Un tren subterráneo de la ciudad de Nueva York transporta 1.200 personas. Este blog fue visto alrededor de 4.800 veces en 2015. Si fuera un tren de NY, le tomaría cerca de 4 viajes transportar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

¿Cómo evitar el miedo o el tedio en un vuelo largo?

Seguramente te encanta viajar pero piensas, “Qué miedo un vuelo tan largo” o “Qué aburrición, qué voy a hacer en todo ese tiempo”. Estos tips te pueden servir:

Dormir: suena muy sencillo, pero muchas personas no consiguen dormir en un vuelo por miedo y estrés. Ante esa situación puedo decirte que puedes hacer varias cosas:

–       Llega cansada al aeropuerto: por lo general, si trabajas, el día antes de las vacaciones es una pesadilla y casi crees que estás pagando en un solo día el tiempo que vas a estar ausente, eso es un punto a favor para el objetivo de dormir en el avión. Puedes ayudarte también tomando un relajante muscular, da sueño, te quita los dolores musculares y te vas a levantar como nuevo (sin nunca los has tomado, consulta con un médico, no vaya a tener alguna contraindicación que te termine dañando el viaje).

–       Tómate un vinito: cuando pasen repartiendo las bebidas no tomes café, té, coca cola ni ninguna otra bebida estimulante o que te active. Si en el punto anterior optaste por tomar relajante muscular, entonces no te tomes el vino, toma agua o alguna otra bebida que no sea estimulante pero que tampoco tenga licor, para evitar efectos secundarios por la mezcla con el relajante.

–       Come: parece una bobada pero no lo es, si viajas solo puede ser incluso sospechoso si no comes ni bebes nada en todo el viaje y más en Colombia por el estigma del tema de las drogas, lo mejor es no dar señales equivocadas. Volviendo al tema por el que realmente recomiendo que comas, es porque el organismo consume energía para procesar los alimentos y te va a dar sueño, como cuando después de almorzar dices “Qué sueño”, “Esta hora es terrible” “Necesito hacer una siesta”, simplemente es tu organismo haciendo el proceso digestivo.

–       Reza: si crees en algún dios, puedes rezarle para pedir por un buen viaje. Más que rezar, puedes meditar, respirar profundo y llenarte de esa alegría que da viajar, no permitas que nada te dañe ese momento.

–       Planea: piensa en todas las cosas que quieres hacer y conocer cuando llegues a tu destino, las comidas que quieres probar, si quieres escribir puedes hacerlo. Piensa que simplemente el vuelo es algo por lo que debes pasar para disfrutar de todo eso.

–       Lee, mira una película o escucha música: lleva contigo un libro y empieza a leerlo desde el aeropuerto, esta es una actividad que después de un rato, da sueño por el esfuerzo que haces en los ojos, si lo empiezas a leer en el aeropuerto y sigues en el avión, vas a cansarte lo suficiente y si no te da sueño, se te pasará más rápido el tiempo pensando en otra cosa. Si no te gusta leer, puedes ensayar con una película, que ojalá no sea “Flight” ni “Snakes on a plane”, es broma, busca una película tranquila o de humor si quieres pasar el rato. También puedes escuchar música que te relaje, el poder de la música es increíble.

Avión

–       No temas por la seguridad: primero, porque si algo pasa no te va a servir de nada estar despierto o dormido, cuando pasa, simplemente pasa y segundo, porque hay mil argumentos de seguridad que posiblemente no has contemplado: un avión es mil veces más seguro que un carro y tiene menos probabilidades de accidente. Piensa cuántos carros hay en tu país y de cuántos accidentes te enteras a diario y cuántos vuelos salen desde y llegan a tu país y de cuántos accidentes de avión te enteras. Sin embargo te subes a un carro diariamente (sea propio, taxi, bus, etc) y nada pasa, pero a la hora de tomar un avión te mueres de miedo. Piensa sólo en el conductor de un avión o piloto, que estudia muchos años y es un profesional versus el conductor de un carro que saca su pase o licencia de conducción después de un curso teórico y algunas horas manejando acompañado (en algunos países es más estricto pero en Colombia casi les sale el pase en la caja de cereales).

Hacer una siesta en la ciudad donde llegues, es un pecado después de tener tantas horas libres para hacerlo en un avión, además piensa que es tiempo que estás perdiendo de tu viaje, podrías estar conociendo y disfrutando de hermosos lugares.

Sigue leyendo

Montañita

Es un lugar fuera de lo común, donde debes ir con mente abierta y la mejor actitud para conocer lugares y personas increíbles. No esperes encontrar un Mc Donalds, una joyería, un centro comercial, ni una gran cadena de hoteles de lujo. En cambio podrás encontrar fácilmente un ambiente bohemio, rumba, drogas, licor, amigos, artistas callejeros, surfistas y comida deliciosa. Es una rumba total, a las 5 de la tarde (de cualquier día de la semana, aunque los domingos y los lunes son más suaves) empieza a salir la gente de los hostales y a reunirse en la famosa Calle de los Cockteles, que no es más que una calle tipo feria llena de kioscos donde preparan cockteles y los venden muy baratos, ponen música duro y diferentes bandas empiezan a tocar de repente ahí en la mitad de la calle, es un ambiente de mucha fiesta, hay libre consumo de drogas, licor, música y excesos.

Llega hasta Montañita

Por aire: Puedes llegar desde Quito o desde Guayaquil (bueno, desde más ciudades pero estas dos son las comunes). Si viajas desde Colombia, Viva Colombia tiene unos viajes muy económicos desde Bogotá, son dos horas de viaje y puedes encontrarlo aproximadamente a COP$700mil o menos, en promoción hasta Quito. Los aviones no son muy cómodos, pero son dos horas de viaje y la diferencia en dinero es mucha, vale la pena.

LAN y Avianca también viajan a Quito y tienen promociones algunas veces, pero si viajas en estas aerolíneas, averigua si puedes llegar a Guayaquil directamente y así te ahorras un tiempo de viaje (en caso de que no quieras o tengas tiempo para conocer Quito). Si llegas a Quito, tienes dos opciones: buscar un bus directo hacia Puerto López (queda a 1 hora de Montañita, tomando un bus de la ciudad que te cobra USD 2.50), desde Quito hasta Puerto López son 11 horas de viaje y vale USD 14. Recomiendo esta opción, que es mucho más rápida. Salen desde la terminal terrestre de Quitumbe (Sur de Quito), que queda más o menos a 2 horas en bus desde el aeropuerto y te vale USD 2. Sugiero que comas algo antes de irte para la terminal porque allá las opciones de comida no provocan mucho, son locales pequeños con frituras en una vitrina y los baños de la terminal son sucios y llenos todo el tiempo.

Aeropuerto de Quito
Aeropuerto de Quito

Estando en la Terminal Terrestre de Quitumbe, debes buscar la empresa transportadora Carlos Aray, que hace el trayecto directo Quito-Puerto López, tiene buses cómodos y limpios, consulta los horarios porque no son tantos viajes. También hay otra empresa que se llama Reina del Camino, que hace este trayecto. Si viajas en la noche, llegas allá temprano en la mañana. La otra opción es viajar de Quito a Guayaquil, si quieres conocer también Guayaquil. Salen buses también desde la Terminal Terrestre de Quitumbe, vale $11 (la mejor empresa es Cooperativa de Transportes de Ecuador, no es muy puntual pero los buses son buenos y limpios) y se demora 8 horas (tal vez un poco menos, salí a las 11:30pm y llegué a Guayaquil a las 6:30am).

Sigue leyendo

Ecuador

Un país de diversidad, personas tímidas pero amables, paisajes hermosos y comida deliciosa.

Me sorprendió mucho la fuerza de la marca país “All you need is Ecuador“, presente en varias ciudades, no solo en vallas y piezas publicitarias, sino también en la arquitectura misma de la ciudad (parques, edificios, plazas, etc.). Es una apuesta interesante por el turismo y tienen mucho para mostrar en arquitectura y riqueza natural (flora y fauna).

Diría que es complicado definir un país con sólo conocer algunas de sus ciudades (y más un país tan diverso como Ecuador) pero les cuento lo que pude percibir y algunos datos que te pueden servir en tu visita a Ecuador.

Moneda: dólar americano. La antigua moneda era el Sucre, pero ahora todo se maneja con dólares.

Formas de pago: efectivo (procura llevar sencilla –monedas o billetes de baja denominación– porque normalmente no tienen cambio y los precios son bajos). Cambia en taquillas de ingreso a lugares turísticos, en el sistema de buses integrados (taquillas), porque en general, en la calle las personas no tienen cambio. También puedes pagar con tarjeta de crédito (especialmente hospedajes, tours y restaurantes).

Clima: es muy variado, dependiendo de la ciudad y de la estación. Aunque las estaciones no son tan marcadas, si afectan el clima. Por ejemplo, en una ciudad como Quito, hace un clima templado durante el día, pero en las noches, baja mucho la temperatura y dependiendo de la estación, hará mucho más frío, en invierno es para ponerse chaqueta, guantes y gorro. En las ciudades del litoral, no llega la temperatura a esos extremos ni en invierno, pero se ve afectado el clima porque no sale el sol todos los días, hay días bastante grises (igual usa bloqueador) y hay viento frío en las noches.

Sigue leyendo

Algunos tips para viajar ligeras de equipaje

A propósito de mi futuro viaje en aerolínea de bajo costo y de algunas amigas que me dicen “¿Cómo haces para viajar con poco equipaje y que no te haga falta nada”, a continuación encontrarán algunos tips que pueden ser útiles para viajar ligera (o ligero, pero es un problema más común en las mujeres):

Mide la capacidad del morral: si sabes que tienes un límite de peso (normalmente entre 6 y 9 kilos) y de medidas (40x35x25 en el caso de Viva Colombia), para qué vas a empacar en una maleta o mochila con más capacidad, eso sólo hará que sientas como que tienes mucho espacio y la quieras llenar. Lo mejor es que tengas un límite físico, porque sabemos que si no lo tienes, no lo vas a controlar.

Ten presente la duración del viaje: no es lo mismo si vas un fin de semana para la playa, si es un viaje de 15 días, un mes, un año o indefinido. Para un fin de semana (y más si es de playa) llevas pocas cosas y puedes planear la ropa de cada día (sin empacar el plan B, C y algo diferente por si algo), pero si es un viaje más largo debes tener claro que se vale repetir prendas, que puedes lavar ropa en la ciudad donde estés (incluso algunos hostales y hoteles ofrecen el servicio). No pretendas llevar prendas diferentes para 30 días o más.

Revisa el clima: si sabes que vas a necesitar chaqueta, piensa en llevar una o máximo dos y si te parece importante no quedar igual en todas las fotos, lleva varias bufandas que son fáciles de empacar, te ayudarán con el frío y le dan variedad a tu ropa. Si el clima es tropical, no descartes llevar un suéter o chaqueta liviana que te sirva para el aeropuerto, buses, si sabes baja la temperatura en la noche o para lugares con aire acondicionado fuerte.

Elimina de tu vida los “por si algo”: Por lo general los “por si algo” no suceden y “si algo” miras que haces, porque lo único que ganas es cargar todo el viaje con unos tacones altos que no vas a necesitar, un vestido largo de fiesta cuando no estás invitada a ninguna fiesta elegante o cuando piensas que no es tu estilo y si te invitan, prefieres una fiesta de reggae en la playa con tus chanclas de siempre y tu vestidito playero. No inventes, empaca realidades, no supuestos.

Sigue leyendo

Preguntas que debes hacerte antes de seleccionar tu compañía de viaje

Por más que sean amigos desde la guardería o tengas muy buenas referencias de una persona, no vas a conocer a alguien hasta que no viajen juntos, por eso antes de viajar con cualquier persona, debes pensar si son compatibles para viajar, así te evitas un mal momento y conservarás la amistad.
 

Algunos preguntas importantes que debes considerar:

 ¿Su horario coincide con el mío?

Amanecer-playa-florianopolis-brasil
Amanecer en Praia Joaquina – Florianópolis, Brasil

No voy a decir que hay dos tipos de personas porque está muy trillado y realmente hay muchos tipos, pero con respecto a los horarios, algunas personas son diurnas y prefieren madrugar para poder dormir temprano y otras que tenemos un horario más nocturno, por lo general se nos dificulta madrugar (aunque si se trata de viajar, uno hace el esfuerzo) y podemos amanecer sin problema (sea bailando en una fiesta o simplemente en una playa esperando el amanecer). Si en este punto no coinciden, es mejor no, porque parece una bobada pero nunca van a estar sincronizados y posiblemente tengan problemas. Si lo saben manejar, pueden negociar la hora de levantada que no sea muy temprano y simplemente cada uno se acuesta cuando tenga sueño (sin hacer reclamos como “te quedaste dormido en la fiesta” o “me dejaste sola esperando el amanecer”).

¿Tiene la energía suficiente?

Si sabes que te gusta hacer mil cosas que implican esfuerzo físico (deportes extremos, caminar por la ciudad, nadar, bailar) no deberías viajar con una persona que le guste descansar del viaje el día que llega, quedarse dentro de un hotel (incluso dentro de la habitación) para que lo atiendan, dejar de conocer lugares si quedan lejos o si amanece con pereza, ver TV o hacer siesta en los viajes. Con seguridad vas a sentir el tiempo perdido o vas a estar sola gran parte del tiempo (si esto no es problema para ti y la otra persona no pretende que lo acompañes en su momento de pereza, ok)

¿Le interesan planes similares a los que a mí me interesan?

bocas-del-toro-panama
Caminata en la selva – Bocas del Toro, Panamá

Hay ciudades de playa, otras que son de shopping, otras de museos, cada ciudad tiene su especialidad. Este tema es muy importante porque si te encanta la playa y la otra persona no puede estar al sol ni le gusta meterse al mar, no va a querer una ciudad de playa o no podrán disfrutarla juntos de la misma manera. Bueno o si no le importa quedarse debajo de una sombrilla, excelente, has conseguido quien te cuide las pertenencias, pero con seguridad prefiere otros planes como por ejemplo ir de shopping y no hay nada más patético para una persona “de playa” que perder el tiempo y el sol en centros comerciales. Aunque siempre hay diferencias, hay que procurar que no sean tan marcadas, para que las dos personas puedan disfrutar y realmente sean una compañía y no un estorbo.  

Sigue leyendo